You are here:

Motivación: La aliada en la adopción del cambio

¿Sabías que la motivación contribuye a reducir la incertidumbre, el antagonismo y el presentismo en cualquier organización?  

Gestionarla es una actividad estratégica y transversal de la gestión del cambio, tal y como se ve en la guía HCMBOK

Y es que equipos altamente motivados se comprometen y son más tolerantes al estrés y otros malestares que producen los proyectos y cambios.  

Sin embargo, a pesar de su gran valor en las organizaciones, pocas conocen cómo gestionarla eficazmente. Inclusive, la reducen al hecho de brindar recompensas y dar ánimos. 

Hoy te contamos qué es la motivación y tres pasos para que la conviertas en tu gran aliada.  

La motivación según la RAE es un “conjunto de factores externos e internos que determinan en parte las acciones de una persona”.  

Asimismo, de seguro escuchaste de estos dos tipos de motivación: intrínseca y extrínseca. La motivación intrínseca es aquella que te impulsa a hacer algo por la mera satisfacción que te produce, y la motivación extrínseca te moviliza a desarrollar una acción por estímulos externos que pueden ser de orden social, familiar, laboral, etc.  

Cabe mencionar que no hay que confundir la motivación con suplir factores o necesidades básicas como el salario, compensaciones, seguridad, relaciones interpersonales, status laboral, entre otros. Estas deben darse por sentadas, como un mínimo necesario y se encargan de eliminar insatisfacciones. 

Por otro lado, los factores que realmente motivan son: la autonomía, la confianza que se le otorga a las personas, realización, progreso profesional, visión de futuro, entre otros. 

Ahora bien, ¿Cómo lograr que mis colaboradores se sientan motivados? 

Compartimos tres recomendaciones aplicables en organizaciones que viven proyectos o que quieren motivar y obtener resultados aún más tangibles.  

1. Define un propósito memorable y que conecte con tu equipo 

Hoy en día las personas, en específico, las generaciones más jóvenes se sienten motivadas cuando hay un propósito más allá de un fin lucrativo, algo que resuelva el por qué y para qué más que el cómo y el qué.  

Así que ya sea que tu organización está viviendo un proceso de cambio o no, es clave que la gente sienta que su trabajo contribuye y tiene un impacto que va más allá. Te recomendamos que el propósito conecte con lo emocional y no solo con lo racional, esto dado que, comprobado científicamente, la mayoría de las decisiones que toman las personas son producto de sus emociones.  

Por ello, es tan importante que definas como líder un propósito que conecte con tu equipo y que sea fácil de recordar y asociar a principios fundamentales.  

Por poner un ejemplo, no es lo mismo que una persona vaya todos los días a cortar leña sin saber por qué, que alguien que sepa que esa leña que corta calentará el hogar y cocinará el alimento de personas de escasos recursos o incluso de su propia vivienda.  

2. Motiva con el ejemplo  

En relación a lo anterior, como líder de área o de proyecto, si no te encuentras motivado, tu equipo tampoco lo estará. Todo contagia, así que sé la primera persona en automotivarte y motivar a los demás.

Recuerda la siguiente frase:

El secreto no está en las recompensas y los castigos, sino en la fuerza intrínseca: la motivación de hacer las cosas porque quiero, y la motivación de hacer las cosas porque importan.

Daniel Pink

Para Kuppers, la fórmula para hallar el valor de las personas depende, en gran medida, de la actitud. Si bien los conocimiento y habilidades suman, es la actitud lo que multiplica.  

V= (C+H) x A 

3. Planifica y delega el trabajo 

Si siempre apagan incendios en tu área, no habrá jamás espacio para la motivación. En cambio, si monitoreas constantemente las acciones identificarás qué puede afectar la motivación de tu equipo y cómo revertirlo.  

Por otro lado, delegar el trabajo responde a dos necesidades que define Maslow: la confianza y la autonomía/autorrealización. No olvides reconocer y celebrar los avances y pequeñas victorias alcanzadas, ya que son motivadores, siempre y cuando haya un propósito definido, que impulsan estos dos factores al interior del equipo.  

Esperamos que este artículo les invite a reflexionar sobre qué estrategias están empleando para gestionar la motivación de sus colaboradores.  

Descubre con nosotros cómo gestionar la motivación, conflictos, comportamientos y otras macro actividades del marco HCMBOK y así gestiona el factor humano para proyectos y cambios exitosos.  

¿Aún no has descargado el primer capítulo del HCMBOK? Clic aquí. 

Related posts

Special offers

Custom Transport
Solutions

Complex logistic solutions for your business

View details

Warehousing & Storage
Services

Careful storage of your goods

View details